Atención Psicosocial y Reinserción 2021 | iHelp

Atención Psicosocial y Reinserción 2021

Proyecto creado por Asociación Reconecta Conductas, València, Spain
Reconecta apuesta por la responsabilidad social para hacer accesible, a cualquier persona y a sus familias, el acompañamiento en procesos de rehabilitación por adicciones y la reinserción social.
Último día del proyecto: 31/12/2021

Recaudado

7.595,31 €

Objetivo

10.000,00 €
Impacto de la donación
37,977 €
Category: 
Disability & Exclusion
Retos
0
Seguidores
0
Visitas
119
Donación media
0.00€
Una propuesta accesible para la rehabilitación y reinserción desde la corresponsabilidad social.

El proyecto de atención psicosocial y reinserción surge como respuesta de particulares y empresas, a través de su RSC, al proceso de sensibilización llevado a cabo por personas adictas rehabilitadas implicadas de manera voluntaria en distintas centros y servicios de atención de adicciones, centros penitenciarios, residencias y pisos de acogida, etc...
Ante la creciente demanda de orientación y acompañamiento por parte de familias afectadas por adicciones, que encuentran respuesta desde la experiencia y habilitación de personas adictas recuperadas, se ve la necesidad de desarrollar un proyecto que haga posible la atención continuada en el tiempo de aquellas personas que permaneciendo en procesos de rehabilitación, necesitan refuerzo para su total reinserción y no cuentan con los recursos suficientes para permanecer en centros y servicios de carácter privado y/o los recursos públicos han resultado insuficientes para ello.

Personas beneficiadas
25 personas
directamente
12 familias
indirectamente
Objetivo del proyecto
10.000 Euros
Total
9.000 Euros
Coste laboral
1.000 Euros
Otro
Objetivo del proyecto
  • Actualmente se atiende a 25 personas con edades comprendidas entre los 28-70 años. El 16% son mujeres y de ellas el 75% son víctimas de violencia de género. El 52% de los hombres tienen o han tenido problemas judiciales y el 20% están en pisos de acogida.
  • Además de las 12 familias de los usuarios que mantienen su implicación en el proceso, se atiende anualmente la demanda de unas 50 familias que buscan orientación y/o acompañamiento para la gestión de los conflictos en el ámbito familiar.

La adicción es una enfermedad que afecta tanto a la interpretación de la realidad como a la gestión de los propios pensamientos y emociones. El poder compartir experiencias en un grupo de iguales, libre de juicios y prejuicios es una ayuda inestimable para poder hacer el trabajo de reconstrucción cognitiva, cambios conductuales y gestión emocional. El trabajo en Grupo para el tratamiento de las adicciones se utiliza desde hace más de 50 años y, tal y como recogen multitud de estudios, está ampliamente demostrada la eficacia de sus resultados. El éxito de estos grupos se basa, entre otras cosas, en el hecho de que todos los participantes se identifican unos con otros, pudiendo ver en el otro lo que muchas veces no pueden ver en sí mismos, de modo que se puedan afrontar nuevas estrategias en el abordaje de las dificultades que van surgiendo día a día. Ellos mismos son receptores y emisores de ayuda, lo que les refuerza en su propio proceso rehabilitador.

Nuestro trabajo con personas con trastorno de adicción se basa en el Modelo Transteórico del Cambio (James Prochaska-Carlo DiClemente, años 80). Hasta la llegada de este Modelo el abordaje de las adicciones contemplaba el cambio necesario en las personas únicamente desde el paso de la situación de consumo a la de no consumo. La experiencia demostró que esto no era suficiente y que la motivación que se suponía existente por el hecho de ponerse en tratamiento no llegaba a consolidarse a lo largo del proceso.

Por otra parte, Los recursos tanto residenciales como ambulatorios existentes son en su gran mayoría exclusivos para hombres y, en caso contrario, en el propio desarrollo y gestión de los mismos prima la visión androgénica de la problemática. Las mujeres, consumidoras principalmente de sustancias legales (no por ello menos destructivas), siguen teniendo asignados unos roles en cuanto a las responsabilidades familiares. De ellas se espera que sean unas “buenas esposas”, “buenas madres” y “buenas hijas”. En base a estos estereotipos, la mujer adicta es doblemente estigmatizada. Este doble estigma hace que se sufra un mayor rechazo social por parte del entorno social inmediato y que se oculte por más tiempo el problema, manteniendo durante años equilibrios casi imposibles entre el desarrollo de los roles y la necesidad del consumo. El tiempo que transcurre hasta que el entorno empieza a aceptar que existe un problema es mucho mayor que en el caso de los hombres, con lo que la mujer llega a los tratamientos con la adicción mucho más instaurada y en peores condiciones tanto físicas como psicológicas y emocionales.

El proyecto de Atención Psicosocial y Reinserción se desarrolla a través de las siguientes actividades:

  1. Grupos de Trabajo: Además de la reunión semanal en la que participan todos los usuarios, a lo largo de la semana se trabaja con 4 grupos entre los que se distribuyen los participantes según género y/o tiempo de rehabilitación: - Grupo de mujeres - Grupo Nivel 1 - Grupo Nivel 2 - Grupo de hombres
  2. Sesiones individuales: Además del trabajo que los usuarios realizan en el grupo, algunos de ellos pueden necesitar un mayor refuerzo a través de sesiones individuales. En estas sesiones se trabajan conductas, pensamientos y emociones que ya se han tratado en el grupo o con los que la persona tiene dificultad para tratar en público.
  3. Atención telefónica permanente: Además de las reuniones, una herramienta que ha demostrado ser fundamental para los procesos de acompañamiento es la llamada telefónica. Desde el primer día los participantes tienen disponibilidad telefónica 24h por parte del terapeuta y de los miembros más veteranos del grupo. Esta herramienta es determinante para la gestión del llamado “craving”. Es en estos momentos críticos en los que es determinante para la continuidad del proceso contar con el apoyo inmediato de un igual que, entendiendo perfectamente lo que se está viviendo, ayude a gestionarlo adecuadamente fortaleciendo la decisión de seguir adelante con la recuperación.
  4. Acompañamiento familiar: Desgraciadamente las personas afectadas por trastorno de conductas adictivas no son las únicas víctimas. Todo el entorno social y sobre todo el familiar resulta afectado. La familia que sufre la adicción de alguno de sus miembros arrastra un sufrimiento conformado por la mezcla de muchas emociones: impotencia, culpa, incomprensión, vergüenza, y una larga lista en muchas ocasiones de intentos fallidos de solucionar el problema. La codependencia con el afectado que llegan a generar las personas más cercanas hace que toda su vida gire en torno al mismo y así, que se dejen de lado las responsabilidades con uno mismo y con los demás. Tampoco nos podemos olvidar de que la adicción lleva asociada en muchas ocasiones la violencia tanto física como psicológica y emocional que el enfermo proyecta principalmente sobre aquellos que están a su alrededor y que quieren ayudarle. El trabajo colaborativo con las familias es fundamental en los procesos de rehabilitación ya que ésta puede ser para la persona, el mayor motor de cambio o el mayor impedimento. Con esta acción ayudamos a la reconstrucción y creación de nuevas relaciones familiares, creando así un potente y firme soporte en la lucha contra la adicción. Los familiares cuentan con reuniones de grupo, disponibilidad telefónica y sesiones individuales a demanda.
Objetivo del proyecto
  • Actualmente se atiende a 25 personas con edades comprendidas entre los 28-70 años. El 16% son mujeres y de ellas el 75% son víctimas de violencia de género. El 52% de los hombres tienen o han tenido problemas judiciales y el 20% están en pisos de acogida.
  • Además de las 12 familias de los usuarios que mantienen su implicación en el proceso, se atiende anualmente la demanda de unas 50 familias que buscan orientación y/o acompañamiento para la gestión de los conflictos en el ámbito familiar.

La adicción es una enfermedad que afecta tanto a la interpretación de la realidad como a la gestión de los propios pensamientos y emociones. El poder compartir experiencias en un grupo de iguales, libre de juicios y prejuicios es una ayuda inestimable para poder hacer el trabajo de reconstrucción cognitiva, cambios conductuales y gestión emocional. El trabajo en Grupo para el tratamiento de las adicciones se utiliza desde hace más de 50 años y, tal y como recogen multitud de estudios, está ampliamente demostrada la eficacia de sus resultados. El éxito de estos grupos se basa, entre otras cosas, en el hecho de que todos los participantes se identifican unos con otros, pudiendo ver en el otro lo que muchas veces no pueden ver en sí mismos, de modo que se puedan afrontar nuevas estrategias en el abordaje de las dificultades que van surgiendo día a día. Ellos mismos son receptores y emisores de ayuda, lo que les refuerza en su propio proceso rehabilitador.

Nuestro trabajo con personas con trastorno de adicción se basa en el Modelo Transteórico del Cambio (James Prochaska-Carlo DiClemente, años 80). Hasta la llegada de este Modelo el abordaje de las adicciones contemplaba el cambio necesario en las personas únicamente desde el paso de la situación de consumo a la de no consumo. La experiencia demostró que esto no era suficiente y que la motivación que se suponía existente por el hecho de ponerse en tratamiento no llegaba a consolidarse a lo largo del proceso.

Por otra parte, Los recursos tanto residenciales como ambulatorios existentes son en su gran mayoría exclusivos para hombres y, en caso contrario, en el propio desarrollo y gestión de los mismos prima la visión androgénica de la problemática. Las mujeres, consumidoras principalmente de sustancias legales (no por ello menos destructivas), siguen teniendo asignados unos roles en cuanto a las responsabilidades familiares. De ellas se espera que sean unas “buenas esposas”, “buenas madres” y “buenas hijas”. En base a estos estereotipos, la mujer adicta es doblemente estigmatizada. Este doble estigma hace que se sufra un mayor rechazo social por parte del entorno social inmediato y que se oculte por más tiempo el problema, manteniendo durante años equilibrios casi imposibles entre el desarrollo de los roles y la necesidad del consumo. El tiempo que transcurre hasta que el entorno empieza a aceptar que existe un problema es mucho mayor que en el caso de los hombres, con lo que la mujer llega a los tratamientos con la adicción mucho más instaurada y en peores condiciones tanto físicas como psicológicas y emocionales.

El proyecto de Atención Psicosocial y Reinserción se desarrolla a través de las siguientes actividades:

  1. Grupos de Trabajo: Además de la reunión semanal en la que participan todos los usuarios, a lo largo de la semana se trabaja con 4 grupos entre los que se distribuyen los participantes según género y/o tiempo de rehabilitación: - Grupo de mujeres - Grupo Nivel 1 - Grupo Nivel 2 - Grupo de hombres
  2. Sesiones individuales: Además del trabajo que los usuarios realizan en el grupo, algunos de ellos pueden necesitar un mayor refuerzo a través de sesiones individuales. En estas sesiones se trabajan conductas, pensamientos y emociones que ya se han tratado en el grupo o con los que la persona tiene dificultad para tratar en público.
  3. Atención telefónica permanente: Además de las reuniones, una herramienta que ha demostrado ser fundamental para los procesos de acompañamiento es la llamada telefónica. Desde el primer día los participantes tienen disponibilidad telefónica 24h por parte del terapeuta y de los miembros más veteranos del grupo. Esta herramienta es determinante para la gestión del llamado “craving”. Es en estos momentos críticos en los que es determinante para la continuidad del proceso contar con el apoyo inmediato de un igual que, entendiendo perfectamente lo que se está viviendo, ayude a gestionarlo adecuadamente fortaleciendo la decisión de seguir adelante con la recuperación.
  4. Acompañamiento familiar: Desgraciadamente las personas afectadas por trastorno de conductas adictivas no son las únicas víctimas. Todo el entorno social y sobre todo el familiar resulta afectado. La familia que sufre la adicción de alguno de sus miembros arrastra un sufrimiento conformado por la mezcla de muchas emociones: impotencia, culpa, incomprensión, vergüenza, y una larga lista en muchas ocasiones de intentos fallidos de solucionar el problema. La codependencia con el afectado que llegan a generar las personas más cercanas hace que toda su vida gire en torno al mismo y así, que se dejen de lado las responsabilidades con uno mismo y con los demás. Tampoco nos podemos olvidar de que la adicción lleva asociada en muchas ocasiones la violencia tanto física como psicológica y emocional que el enfermo proyecta principalmente sobre aquellos que están a su alrededor y que quieren ayudarle. El trabajo colaborativo con las familias es fundamental en los procesos de rehabilitación ya que ésta puede ser para la persona, el mayor motor de cambio o el mayor impedimento. Con esta acción ayudamos a la reconstrucción y creación de nuevas relaciones familiares, creando así un potente y firme soporte en la lucha contra la adicción. Los familiares cuentan con reuniones de grupo, disponibilidad telefónica y sesiones individuales a demanda.
Viabilidad del proyecto

La Asociación cuenta con las siguientes fuentes de financiación:

1. Socios:

Suponen el 53% de los ingresos. En 2020 se consiguió un incremento del 27% en el número de socios, alcanzando los 57 a finales de año. Actualmente contamos con 60 socios. Se trata de la principal y más estable fuente de financiación. Entre ellos se encuentran tanto particulares como las siguientes empresas y entidades valencianas:

  • Cementos Élite S.L.
  • Derivados del Colágeno S.A.
  • Titito Gestión S.L.
  • Fermax Electrónica S.A.U.
  • Fundación Pascual Ros Aguilar
  • Gesfesa Valencia S.L.
  • Asociación Diseño Solidario Reciclaje Textil (Pillows4life)
  • Clínica Dental Barrachina S.L.
  • Aticum Valentia 138 S.L.

2. Asociados:

A través de la cuota social adaptada a su capacidad económica. Los ingresos medios mensuales por esta vía en 2020 se incrementaron en un 45% y suponen el 35% del total de los ingresos.

3. Aportaciones puntuales:

Además, en 2020 se contó con la colaboración de 3 particulares y de las siguientes entidades:

  • Fundació Gestió Socio Sanitaria al Mediterrani – GESMED
  • Parroquia Nuestra Señora de Loreto
  • Fundación Bancaria La Caixa
  • Mediolanum Aproxima
  • Colegio Internacional de Madrid
  • Parroquia Santa María del Pilar
  • Cafetal Casacafé S.L.

Cuyas aportaciones suponen el 12% del total de los ingresos del año.

 

Viabilidad del proyecto

La Asociación cuenta con las siguientes fuentes de financiación:

1. Socios:

Suponen el 53% de los ingresos. En 2020 se consiguió un incremento del 27% en el número de socios, alcanzando los 57 a finales de año. Actualmente contamos con 60 socios. Se trata de la principal y más estable fuente de financiación. Entre ellos se encuentran tanto particulares como las siguientes empresas y entidades valencianas:

  • Cementos Élite S.L.
  • Derivados del Colágeno S.A.
  • Titito Gestión S.L.
  • Fermax Electrónica S.A.U.
  • Fundación Pascual Ros Aguilar
  • Gesfesa Valencia S.L.
  • Asociación Diseño Solidario Reciclaje Textil (Pillows4life)
  • Clínica Dental Barrachina S.L.
  • Aticum Valentia 138 S.L.

2. Asociados:

A través de la cuota social adaptada a su capacidad económica. Los ingresos medios mensuales por esta vía en 2020 se incrementaron en un 45% y suponen el 35% del total de los ingresos.

3. Aportaciones puntuales:

Además, en 2020 se contó con la colaboración de 3 particulares y de las siguientes entidades:

  • Fundació Gestió Socio Sanitaria al Mediterrani – GESMED
  • Parroquia Nuestra Señora de Loreto
  • Fundación Bancaria La Caixa
  • Mediolanum Aproxima
  • Colegio Internacional de Madrid
  • Parroquia Santa María del Pilar
  • Cafetal Casacafé S.L.

Cuyas aportaciones suponen el 12% del total de los ingresos del año.

 

Este proyecto aún no tiene comentarios.
Sé el primero en comentar